PrensaToday

Banco de México sube las tasas de interés por cuarta vez en cinco meses

Este jueves, tal y como esperaban las principales casas de análisis, el Banco de México ha anunciado un nuevo incremento de un cuarto de punto en las tasas de interés, hasta el 6,5%, y mantiene la senda que debería llevar el precio del dinero a cerrar el año en el 7% o 7,25%. Aunque la subida es menor que en las cuatro ocasiones anteriores, en las que el organismo había optado por un incremento de medio punto, el banco central mantiene el pulso. Es el cuarto repunte de tasas en menos de cinco meses y el quinto consecutivo.

México empezó la actual senda alcista en las tasas de interés a mediados de diciembre de 2015, siguiendo los pasos de la Reserva Federal estadounidense. El Banco de México se vio forzado a seguir sus pasos por el temor a una fuga de inversores ante la mejor retribución en EEUU y la necesidad de contener la pérdida de valor del peso, que ya empezaba a desatar cierta desazón entre las autoridades económicas.

Tras el fuerte repunte del miércoles, cuando el peso se encareció un 1,7% frente al billete verde después de que el Banco de México anunciase una inyección récord de 17.000 millones (el 1,5% del PIB) de dólares a las arcas públicas, la moneda se ha mantenido prácticamente estable tras la decisión de tipos de este jueves.

«Desde la última decisión de política monetaria, las condiciones en los mercados financieros nacionales mejoraron significativamente», reconoce el instituto emisor mexicano en la nota en la que ha anunciado su decisión de tipos. «La cotización de la moneda nacional registró una apreciación considerable, alcanzando su menor nivel desde el día de la elección presidencial en EEUU», subraya.

«Si bien prevalecen riesgos a la baja para el crecimiento, parecería estar disminuyendo la probabilidad de que se materialicen algunos de los más extremos. Así, a pesar de que el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja, en el margen mejoró», agregó el ente.

Sin embargo, el Banco de México reconoce que la economía nacional continúa enfrentando un entorno «muy complejo», lo que le lleva a pedir una mayor «consolidación fiscal» y «reformas estructurales».

Hasta la primera mitad de marzo, la inflación aumentó a un ritmo del 5,3%, el mayor en los últimos años. Pero la tendencia debería frenarse en las próximas semanas por el abaratamiento de los bienes importados tras la apreciación del peso y la caída en el precio del petróleo, que antes o después debería notarse sobre el coste de los carburantes en México. Este último punto es especialmente importante, dado que buena parte del reciente repunte inflacionario se deriva directamente de la liberalización de la gasolina decretada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto (PRI).

«Las expectativas provenientes de encuestas continúan reflejando la anticipación de que el aumento observado en la inflación será temporal», incide el instituto emisor. «Se espera que, durante 2017, se ubique por encima de la cota superior del intervalo de variación del Banco de México, si bien se anticipa que durante los últimos meses de este año retome una tendencia convergente hacia la meta y se sitúe cerca de 3% al cierre de 2018», a medida que se vayan desvaneciendo los efectos que han llevado los precios a niveles no vistos en casi ocho años.

De aquí a finales de año, el responsable de análisis de la primera entidad bancaria mexicana prevé dos alzas más de 25 puntos base, lo que llevaría los tipos de interés al 7%.

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario