Prensa Today

Batalla por la Ciudad de México: Candidatura del PAN y retirada del PRI

En un giro sorprendente de los acontecimientos, los partidos de oposición en México han tomado decisiones importantes con respecto a sus candidatos para las elecciones de 2024.

La alianza formada por el PAN (Partido Acción Nacional), el PRI (Partido Revolucionario Institucional) y el PRD (Partido de la Revolución Democrática), conocida como Frente Amplio por México, ha renunciado a los procesos democráticos y a la colaboración con la sociedad civil.

Este movimiento ha levantado ampollas y desatado la polémica, ya que los rivales tradicionales, PAN y PRI, han hecho elecciones inesperadas para sus candidatos.

Candidatura de Santiago Taboada por el PAN

Rompiendo con las prácticas habituales de realización de encuestas, debates y participación ciudadana, los dirigentes de la alianza Frente Amplio por México han elegido a Santiago Taboada como su candidato a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México en 2024.

Esta decisión ha pasado por alto las voces de la gente y ha hecho caso omiso del compromiso con los procesos democráticos que alguna vez se pregonaron como los principios rectores de la alianza. El PAN, conocido por su rivalidad histórica con el PRI, ha surgido como la fuerza dominante en la configuración de la estrategia electoral de la oposición.

La elección de Santiago Taboada como candidato de la oposición para el Distrito Federal fue un golpe para el PRI, que recuerda su derrota en agosto, cuando Xóchitl Gálvez fue elegida candidata presidencial de la oposición.

Este movimiento del PRI ha debilitado aún más al partido, que ha ido perdiendo terreno frente a la creciente popularidad de Morena, el partido liderado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador. El cambiante panorama político de México ha obligado a los partidos de la oposición a formar alianzas y unirse contra la fuerza dominante de Morena.

La retirada del PRI y el liderazgo de Alejandro Moreno

La decisión del PRI de retirar a su propio candidato, Adrián Ruvalcaba, en favor de Santiago Taboada no fue una sorpresa. El PRI lleva tiempo perdiendo apoyos y militantes influyentes. En julio de este año, 320 miembros del partido renunciaron cuando el grupo central del partido en el Senado, encabezado por Miguel Ángel Osorio Chong y Claudia Ruiz Massieu, se fue debido a desacuerdos con la dirección del partido.

Osorio Chong, sin pelos en la lengua, criticó a la dirigencia del PRI y calificó a Alejandro Moreno de «mentiroso, cínico y oportunista que compra apoyos prometiendo candidaturas y posiciones de liderazgo, mientras ofende a los militantes».

Alejandro Moreno, también conocido como Alito, se ha enfrentado a numerosas batallas legales, incluyendo acusaciones de tráfico de influencias y malversación de fondos. Sus cuestionables maniobras a favor de Morena en el Congreso han enfurecido a sus socios de alianza, que cuestionan sus motivos e intereses personales.

A pesar de sus afirmaciones de destreza política y de negar categóricamente cualquier motivo oculto, el apoyo entusiasta de Moreno a los candidatos del PAN levanta cejas y socava su credibilidad dentro de la alianza.

Alianza frágil e influencia del PAN

La alianza formada por el PAN, el PRI y el PRD es frágil, unida principalmente por la necesidad de tener una oportunidad frente al partido dominante, Morena. El PAN ha logrado imponer su influencia dentro de la alianza, como lo demuestra la imposición de candidatos tanto a la presidencia como a las alcaldías.

Esto ha debilitado aún más al PRI, que ha visto un éxodo de miembros del partido y ahora está perdiendo aún más terreno frente al PAN.

Mientras que Xóchitl Gálvez, candidata presidencial de la oposición, ha logrado evitar la polémica y las críticas, no puede decirse lo mismo del candidato elegido por el PAN para la Ciudad de México, Santiago Taboada.

La abrupta salida de Adrián Ruvalcaba del PRI tras una acalorada conversación telefónica con Alito pone de manifiesto el creciente descontento dentro del partido. La habilidad del PAN para asegurar la nominación de Taboada muestra su creciente influencia y maniobra estratégica dentro de la alianza.

La salida intempestiva de Ruvalcaba y la respuesta de Gálvez

La salida de Adrián Ruvalcaba del PRI no estuvo exenta de dramatismo. Las declaraciones contradictorias y los confusos comunicados de prensa que rodearon su salida implicaron a Xóchitl Gálvez, candidata presidencial de la oposición.

Gálvez, sin embargo, se defendió afirmando que desconocía los detalles por encontrarse fuera de la ciudad y tener una comunicación limitada. Ruvalcaba, por su parte, afirmó que Gálvez había sido presionada por el PAN para impedir un proceso democrático y seleccionar a un candidato para la Ciudad de México.

En un intento de mantener la unidad dentro de la alianza, Gálvez cerró el capítulo de la polémica respaldando públicamente a Santiago Taboada como candidato de la oposición al DF. A pesar de los llamamientos a la unidad, las acciones del PRI siguen tensando la alianza.

La alineación de Alejandro Moreno con los candidatos del PAN crea más divisiones y plantea interrogantes sobre su lealtad y sus agendas ocultas.

La fragilidad del PRI y el futuro de la alianza

Las próximas elecciones de 2024 serán un momento decisivo para el PRI. El éxito de los candidatos de la alianza será sin duda reclamado como victorias por el PAN, ya que han impulsado con éxito a sus propios candidatos.

El destino del PRI será puesto a prueba, y aún está por verse si los esfuerzos de Alito por asegurar concesiones y apoyo del PAN rendirán frutos. El futuro del partido pende de un hilo, y el impacto de estas decisiones se dejará sentir en los próximos años.

Conclusión

El abandono de los procesos democráticos y de la colaboración con la sociedad civil por parte de la alianza Frente Amplio por México ha suscitado preocupación sobre el futuro de la política mexicana. La nominación de Santiago Taboada por el PAN para la alcaldía de Ciudad de México y la retirada del PRI de sus propios candidatos ponen de manifiesto los cambios en la dinámica de la oposición.

La influencia y las maniobras estratégicas del PAN han debilitado al PRI, erosionando aún más el apoyo del partido. A medida que se acercan las elecciones de 2024, se determinará el destino del PRI y de la alianza, y el impacto de estas decisiones marcará el futuro de la política mexicana.

Agregar comentario

Deja un comentario