PrensaToday

Conferencia internacional de París reafirma el apoyo a la solución de Israel y Palestina

La Conferencia internacional de París, en la que este domingo participaron representantes de 70 Estados, convocados por François Hollande para relanzar el diálogo entre Israel y los palestinos, terminó apoyando la solución de dos estados. Pero evitó cualquier acción o presión concreta sobre Israel, eliminadas preventivamente por el jefe de la diplomacia norteamericana, John Kerry, pese a la actitud más “agresiva” manifestada previamente por Barack Obama cuando dejó que el Consejo de Seguridad condenara los asentamientos.

La inminente llegada de Donald Trump a la Casa Blanca contribuyó a desactivar cualquier tema “inflamable” como los asentamientos. Y Kerry se había apresurado a “tranquilizar” al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, informándole telefónicamente de que, tras el comunicado final, la conferencia no tendría ninguna “prolongación” práctica. Es decir, que no habría otra reunión del Consejo de Seguridad para presionar a Israel.

Aceptado el principio de una conferencia internacional desde hacía meses, los participantes renunciaron a tomar cualquier iniciativa que pudiera “interferir” de forma brusca en la futura diplomacia de Trump. Los representantes de Naciones Unidas, la UE, la Liga Árabe, la Organización de la Conferencia Islámica, el G20, la élite diplomática mundial, prefirieron “abstenerse” evitando cualquier resolución que molestase a la futura administración norteamericana.

Meticulosamente negociado, el comunicado final de la cumbre propone unas recomendaciones para el diálogo y la paz, con la propuesta en primer lugar de la “abstención de acciones unilaterales que prejuzguen el resultado de una negociación pacífica sobre las fronteras, Jerusalén y los refugiados”. Fingiendo desconocer la realidad cruel de las crisis superpuestas en la zona, los participantes en la cumbre advierten “solemnemente” que “no reconocerán ningún tipo de acción unilateral”.

El comunicado final de la cumbre termina reafirmando el apoyo a la solución de dos Estados (Israel y Palestina), tal y como recomiendan Francia y otros países, hasta ahora sin éxito.

Netanyahu ya había denunciada con franqueza brutal la “inutilidad” de la cumbre, saludada con “esperanza” por Mahmud Abás, en nombre de la Autoridad palestina.

Hollande esperaba que esta conferencia fuese la guinda de su mandato presidencial, que debe concluir dentro de cien días. “Abandonar la solución de los dos Estados es un riesgo, para la seguridad de Israel y de Oriente Próximo. El inmovilismo es una trampa engañosa, que puede tener consecuencias peligrosas. No soy un iluso, claro está: la paz solo puede ser el fruto de negociaciones bilaterales”, declaró.

François Géré, director del Instituto Francés de Análisis Estratégico (IFAE), resumió la Conferencia de este modo: “Ha sido una conferencia fantasma porque, desde el principio, se sabía que no tendría ningún contenido real. Para conseguir un éxito siquiera mínimo o simbólico, hubiese sido necesario que los occidentales tuviesen algo que ofrecer. Pero Europa no tenía nada que ofrecer. Y EEUU está cambiando de política. Hoy por hoy, nos guste o no nos guste, solo Rusia, Turquía e Irán tienen algunas cartas por jugar en Oriente Medio. Convocando esta conferencia, Hollande ha ilustrado el descarrío de la diplomacia francesa. Incoherente, a fuerza de ser irrealista. Desacreditada, a fuerza de ser parcial, en Siria y el Líbano. La diplomacia de Hollande se puso ella misma fuera de juego, escogiendo «aliados estratégicos» como Arabia Saudí o Qatar, que es una forma como otra de apoyar a los suníes más sectarios, poco dispuestos a colaborar contra el terrorismo salafista. La diplomacia francesa necesita una reorientación de fondo, una vuelta a la imparcialidad y el pragmatismo, para romper con las sospechas de descrédito insignificante. Francia todavía tiene una imagen internacional positiva. Pero debemos cambiar. La Conferencia de París ha sido inútil e insignificante”.

Fuente: ABC

Agregar comentario

Deja un comentario