PrensaToday

El candidato López Obrador se enfrenta al Ejército mexicano

El líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, ha quedado envuelto en una polémica con las fuerzas armadas camino a su tercera candidatura presidencial consecutiva.

El político ha subrayado desde hace un mes las violaciones de derechos humanos cometidas por los militares en el combate al narcotráfico. Este martes, sus señalamientos tuvieron respuesta. Un general brigadier ofreció una insólita conferencia de prensa para rechazar “enfática y contundentemente” las acusaciones en contra de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) vertidas por “actores de la sociedad”.

“Se han mencionado responsabilidades sin la más mínima evidencia”, decñaró el general José Carlos Beltrán.

Las declaraciones de López Obrador han sido consideradas un error. “Se le fue la lengua hablando del Ejército”, considera el analista Fernando Dworak. “Insultó a las fuerzas armadas e hizo una acusación infundada”, agregó.

El aspirante presidencial criticó una institución que aún cuenta con un amplio respaldo de la opinión pública. Parametría, una consultora, estima que en 15 años el nivel de confianza en los militares ha oscilado entre el 52 y el 75%.

Esta polémica tiene como telón de fondo la discusión en el Congreso de la Ley de Seguridad Interior. Los partidos políticos han fracasado en presentar un texto definitivo de la norma que regulará la actuación de las fuerzas armadas en la guerra contra el narcotráfico, un conflicto que en más de una década ha dejado centenares de miles de muertos y más de 30.000 desaparecidos. Los legisladores admiten que existen muchas presiones para que la norma sea aprobada antes del 30 de abril, cuando finaliza el periodo ordinario de sesiones. Los senadores y diputados se han puesto este plazo ante las inminentes elecciones de junio. Los procesos de Coahuila, Nayarit y, sobre todo, el Estado de México, podrían cambiar el tablero político rumbo a 2018 y harán mucho más complejos los acuerdos legislativos.

En las últimas semanas varias voces han criticado a López Obrador por faltar al respeto a las autoridades castrenses. Entre ellas Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación (Interior) y Enrique Ochoa, presidente del PRI.

López Obrador reviró esta tarde el insólito posicionamiento del general Beltrán. “Están muy nerviosos los de la mafia del poder. Reitero, respetamos a las fuerzas armadas”, indicó el precandidato en un vídeo. El aspirante presidencial aseguró que los soldados votaron por él en 2006 y 2012. “Y así será en 2018”, declaró confiado.

En el breve mensaje también criticó la estrategia de seguridad instaurada por Felipe Calderón y continuada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto. “No vamos a utilizar la fuerza para resolver los problemas sociales. No vamos a reprimir al pueblo con el Ejército. Vamos a enfrentar la inseguridad y la violencia atendiendo las causas, no como lo han venido haciendo”.

A diferencia de otros partidos, Morena tiene entre sus filas a escasos militares en retiro. Uno de ellos es Luis Vicente Domínguez, un exgeneral que acompañó el domingo al aspirante presidencial en una gira por Querétaro. Domínguez declaró este miércoles que no cree que López Obrador se haya enfrentado al Ejército. “Me parece que a veces algunas frases se interpretan… de otra manera y así hacer entender que el señor López Obrador ha dicho cosas”, comentó.

Otra figura de Morena que conoce al Ejército desde adentro es José Francisco Gallardo, un general en retiro que fue postulado a la gubernatura de Colima en 2016. El militar ha calificado de “ridículas” las palabras de Beltrán. “El licenciado Andrés Manuel no ofende al Ejército, solo pide que las cosas se aclaren”.

“La seguridad interior está a cargo de ambos. Son los principales responsables de la actuación del Ejército en las violaciones a derechos humanos, acreditadas perfectamente por organismos nacionales e internacionales”, consideró.

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario