PrensaToday

El Gobierno mexicano se compromete a proteger 91 millones de hectáreas

Para inaugurar dos semanas de foros y debates sobre la protección de especies en la cumbre de Naciones Unidas por la biodiversidad (COP 13), frente a representantes de 190 países reunidos en Cancún, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, ha aprobado la mayor extensión de áreas naturales protegidas de la historia de su país.

Con el anuncio de cuatro Reservas de la Biosfera, el Ejecutivo se compromete a proteger 91 millones de hectáreas, en gran parte marítimas, para blindarlas de la exploración y extracción de hidrocarburos, además de resguardar las especies en peligro de extinción.

En el evento, calificado de «histórico», por el propio presidente, se ha firmado la promesa medioambiental más importante de su administración: cumplir con las Metas de Aichi a través de la conservación del 10% de la superficie marítima de México y el 17% terrestre.

Las zonas protegidas reconocidas en el acto han sido, además de la Reserva de la Biosfera del Caribe mexicano, el área protegida más grande del país con 5,6 millones de hectáreas, la Reserva de la Biosfera del Pacífico mexicano profundo, dos islas del Pacífico, la Sierra de Tamaulipas, y unas zonas llamadas «de salvaguarda» para los manglares y la selva Lacandona.

La protagonista del evento ha sido la declaración de la Reserva de la Biosfera del Caribe mexicano. El objetivo es blindar esta área en la que se encuentra el arrecife mesoamericano, el segundo más grande del mundo, de la exploración de hidrocarburos. Es la reserva que cuenta con un plan ambiental más exahustivo, ya que el resto de zonas decretadas sólo poseen proyectos no definitivos. La conservación del área caribeña supone, además de asegurar uno de los destinos turísticos más importantes del país, la supervivencia de especies en peligro de extinción como el tiburón ballena y el tiburón toro, la mantarraya y las tortugas marinas. En la parte costera, la reserva incluye parte del hábitat del jaguar y del ocelote.

«Se trata de la máxima superficie que cualquier gobierno hubiera decretado. Estamos triplicando tanto la porción marítima como terrestre protegida que antes tenía nuestro país», ha resumido el presidente mexicano.

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario