PrensaToday

Falleció la actriz Debbie Reynolds un día después que su hija, Carrie Fisher

Debbie Reynolds, por siempre la voz de “Cantando bajo la lluvia”, ha fallecido a los 84 años, tan solo un día después de morir su hija, la también actriz y estrella de “La guerra de las galaxias”, Carrie Fisher. Todd Fisher, su hijo y hermano de Carrie, confirmó la noticia.

La candidata al Oscar en 1965 por “The Unsinkable Molly Brown” fue hospitalizada en el centro médico Cedars-Sinai de Los Angeles tras mostrar síntomas de una posible embolia. La actriz se encontraba en casa de su hijo organizando el funeral de Fisher cuando se sintió mal y sus familiares llamaron a los servicios de urgencia. Tras su ingreso a la 1:00, Fisher indicó que su madre “no se encontraba bien”. Su muerte fue confirmada horas más tarde.

Como a todos sus seguidores y amigos de Carrie Fisher, a Reynolds la muerte de su hija la pilló por sorpresa. La actriz sufrió un paro cardiaco el pasado viernes mientras volaba de Londres a Los Angeles. A pesar de la rápida asistencia que recibió en vuelo y su inmediato traslado al centro médico UCLA, Fisher nunca se recuperó del ataque al corazón y permaneció ingresada hasta su fallecimiento el pasado martes. Tenía 60 años.

Tras su muerte, Debbie Reynolds compartió un mensaje de condolencia con todos los fans de su hija agradeciéndoles sus desvelos. “Gracias a todos los que habéis disfrutado con los talentos y los dones de mi amada y estupenda hija”, señaló en una nota difundida en las redes sociales que en lugar de firmar como Reynolds optó por despedir como “la madre de Carrie”. Este fue su último comunicado público.

Debbie Reynolds debutó en el cine con el musical “Three Little Words” (1950) con el que consiguió una nominación al Globo de Oro como “la nueva estrella del año”. Su verdadera estrella llegaría tan solo un año más tarde cuando interpretó al lado de Gene Kelly y Donald O’Connor ese clásico del cine que es “Cantando bajo la lluvia”.

Junto a su labor como actriz, Debbie Reynolds hizo carrera como mujer de negocios, fundando su propia escuela de baile y construyendo un casino en Las Vegas. Además, la estrella será recordada como una de las principales figuras en conservación del Hollywood de antaño, preservando una de las mayores colecciones de vestuarios de esta industria.

Debbie Reynolds recibió en 2015 el premio del Sindicato de Actores a toda su carrera al que seguiría el galardón humanitario Jean Hersholt que le concedió la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood por su labor de ayuda en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales mediante la fundación Thalians. Carrie Fisher nunca ocultó sus problemas mentales, aquejada de bipolaridad.

Fuente: El País

Agregar comentario