PrensaToday

Ford Motor cancela la expansión en México tras las amenazas de Trump

Ford Motor se replantea el plan de expansión estratégica. El segundo fabricante de coches de Detroit, bajo una intensa presión, anuncia la cancelación de una inversión de 1.600 millones de dólares en México. A cambio, destinará 700 millones a expandir la producción de coches eléctricos en Michigan. El paso se conoce horas después de que el presidente electo, Donald Trump, amenazara a su rival General Motors por vender en el mercado estadounidense modelos que fabrica en México.

Se trata del primer golpe para uno de los sectores estratégicos de la economía mexicana. Junto con el manufacturero, el sector del automóvil vive literalmente de la demanda del vecino del norte. La hiperdependencia con EEUU, casi un 80% de las exportaciones y más de la mitad de la inversión extranjera directa, es uno de motores del crecimiento mexicano.

“La decisión de Ford confirma el riesgo de una caída de la inversión extranjera directa en México a partir de 2017 y hace probable que el tipo de cambio alcance nuevos máximos en el corto plazo”, señala Gabriela Siller directora de análisis de Banco Base.

La inversión de Ford Motor se anunció el pasado mes de abril, en pleno fervor de la campaña electoral de Estados Unidos. El plan de su consejero delegado, Mark Fields, sonó incluso un desafío al discurso proteccionista del candidato republicano y de otros políticos que criticaron a las grandes corporaciones por deslocalizar empleos hacia regiones más productivas y con los costes laborales más bajos.

En este caso, la inversión iba a ir destinada a construir un nuevo complejo en San Luis Potosí que daría empleo a 2.800 personas en 2020, cuando la planta de ensamblaje estuviera plenamente operativa. La idea original era concentrar ahí la producción de los utilitarios de pequeño tamaño Ford Fiesta, Ford C-Max y Ford Focus. Este tipo de modelos tienen un margen de beneficio más reducido que los coches grandes.

Trump cargó duro contra el fabricante a pocas semanas del voto, al decir que era una “vergüenza” que una compañía clave para el tejido industrial estadounidense decidiera llevarse el empleo fuera del país. El entonces candidato amenazó con aplicar un arancel del 35% a los coches importados desde México como sanción.

Fields trató después de mantener un canal de diálogo con el equipo de transición del presidente electo, para tratar de rebajar la tensión. El consejero delegado aseguró tras las elecciones que su intención era la de seguir adelante con el plan de expansión de la producción en México y otra regiones de bajo coste. Explicó, en paralelo, que los empleados en EEUU se concentrarán en modelos más rentables.

Fields justifica la decisión de reforzar la planta de Flat Rock explicando que cada vez más consumidores en todo el mundo se interesan por vehículos eléctricos y que la compañía está comprometida en líder este proceso. También indicó que la demanda por utilitarios pequeños cae. En este sentido, los planes de Ford Motor contemplan destinar una inversión de 4.500 millones de dólares a la electrificación de los coches de aquí a 2020.

Mark Fields informó directamente a Donald Trump sobre la decisión. México ya acoge dos centros de ensamblaje y un tercero de ingeniería de Ford Motor, que dan empleo a 8.800 personas. El país representa al 6% de la producción global. Ford Motor asegura que continuará con la producción del Ford Focus en la fábrica que ya opera en Hermosillo, para así mejorar la rentabilidad de este modelo.

Donald Trump aplaudió el cambio estratégico afirmando que «en lugar de llevar el empleo y la riqueza fuera, EEUU se convertirá en el mayor imán del mundo para la innovación y la creación de empleo».

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario