PrensaToday

La continuidad de Obamacare se encuentra en peligro

Las grandes aseguradoras de salud en Estados Unidos abandonan el Obamacare, lo que obligará a cientos de miles de personas y familias a buscar nueva cobertura antes del año próximo. La desbandada reabre el debate sobre la remodelación de algunos aspectos de la ley sanitaria, que ha dado protección a millones de personas sin seguro y figura como uno de los mayores logros de la presidencia de Barack Obama.

El sistema de seguro médico privado subvencionado da actualmente cobertura a 11,1 millones de personas, de acuerdo con las últimas estadísticas. El programa no peligra, y ya es una parte central del legado de Obama. Pero atraviesa por un momento de dificultad cuando entra en su tercer año. Y eso da argumentos a los que proponen someterlo a un cambio radical o incluso desmantelarlo.

Aetna es la última compañía que anunció que se retira de 11 de los 15 estados donde da cobertura. UnitedHealthcare, el primer grupo asegurador de EEUU, anunció ya en abril que saldrá de la mayoría de los mercados en 2017 porque las políticas de Obamacare le van a generar pérdidas por un valor próximo a los 1.000 millones de dólares en 2015 y 2016.

Como sus rivales, Aetna se justifica diciendo que el Obamacare le generó pérdidas de 430 millones desde que entró en vigor en enero de 2014. Las pérdidas combinadas ascienden a 2.000 millones. Pero en su decisión juega un factor político. El Departamento de Justicia acaba de bloquear su fusión con Humana y objetó la combinación de Anthem con Cigna.

El problema con el que se topa la Administración Obama es que Aetna, Humana, Anthem y Cigna son, junto UnitedHealth, las aseguradoras más importantes del sistema de seguro médico asequible y ahora no puede interferir en las decisiones que adopten respecto a los mercados en los que quieren estar presentes o retirarse.

La candidata demócrata defiende dar continuidad al Obamacare, reforzando las partes que funcionan mejor.

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario