PrensaToday

La iglesia venezolana rechaza la Asamblea Constituyente de Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y el ministro de Educación, Elías Jaua, han hecho reiterados llamamientos a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) para que se incorporen a la mesa de la Constituyente con la que el chavismo quiere eliminar al Parlamento. Pero los obispos rechazan la convocatoria y exhortan a los venezolanos a “levantar su voz” en contra del proyecto ilegal.

Maduro designó a Jaua como presidente de la comisión que estudia reformar la actual Constitución, lo que ha provocado un rechazo general por parte de la población, que desde hace cinco semanas está tomando parte en una oleada de protestas antigubernamentales que han dejado ya al menos 38 muertos, víctimas de la fuerte represión de los cuerpos de seguridad.

El presidente de la CEV, Diego Padrón, emitió un comunicado suscrito por todos los obispos en el que subrayan su repudio a los planes del régimen de Maduro de cambiar a su antojo la Carta Magna de manera inconstitucional, ante el peligro de desintegración de la República. “Rechazamos la convocatoria de esa Asamblea Constituyente, y exhortamos a la población a no resignarse, a levantar su voz”, afirman en un comunicado, en el que añaden que el Gobierno debe cumplir la actual Constitución y no adulterarla.

La Iglesia considera que lo que necesita el pueblo venezolano es “comida, medicamentos, libertad, seguridad y paz”. La CEV indicó que la Constituyente de Maduro “no apunta a resolver los graves problemas que aquejan a los venezolanos, sino a prolongar la permanencia de su Gobierno en el poder”.

La propuesta de Maduro busca imponer el “Plan de la Patria”, traducción operativa del viejo Socialismo del siglo XXI, “sistema totalitario, militarista, policial, violento y represor, que ha originado los males que hoy padece nuestro país”, señalan en el comunicado.

Para el 21 de mayo el arzobispado ha invitado a todas las parroquias y comunidades a organizar una Jornada de Oración por la Paz de Venezuela, por el cese de la violencia, la represión oficial y por la búsqueda de caminos para el entendimiento y la reconciliación.

Fuente: ABC

Agregar comentario