PrensaToday

¡Lo último! Leopoldo López y la justicia chavista por Luis DE LION

Con el escandaloso e infame caso de Leopoldo López, resulta inevitable, remontarse al origen de las inhabilitaciones que conformaron y conforman el apartheid político chavista. Fue el hoy fallecido, Contralor General Clodosbaldo Russián, quien cometió el acto inconstitucional a través de una acción de gran cobardía política, al no permitirle participar a Leopoldo López, entre otros líderes opositores, en las votaciones del año 2008.

Fue un recurso al que echó mano el teniente Chávez para encarar a un adversario que según todas las encuestas, tenía la posibilidad de triunfar en las elecciones regionales del 23 de noviembre 2008.

Previamente, en el 2004, acatada la orden que desde Miraflores recibiera la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional y consumada ésta a través de la juramentación de los 49 nuevos magistrados del TSJ, Venezuela entró de lleno en la era de la justicia supremamente bolivariana. Quedaba claro y como tal debió ser asumido, que el punto de partida para todo aquél que iba a administrar justicia en Venezuela lo haría, a partir de, su militancia política.

De esa manera, desaparecían las concepciones de derecho, las interpretaciones jurídicas y lo más peligroso, desaparecieron los derechos constitucionales.

Con esos antecedentes, fui de los que pensó que López no se entregaría a Diosdado Cabello. Yo esperaba que la opción clandestinidad fuera un plan previsto con anticipación por Leopoldo López.

Pero llegó el mes de febrero 2014 y en un acto multitudinario, López, se entregó a esa justicia, diciendo que su encarcelamiento podía servir para que Venezuela despierte definitivamente.

No contaba López, con que una vez tras las rejas, sus propios compañeros de “Unidad” no cesaron en fustigar públicamente el movimiento “La Salida” que encabezó el líder de Voluntad Popular.

Más tarde vinieron las muy lamentables declaraciones del número dos de la MUD. Por último, hace apenas dos meses, de nuevo desde la vocería de la “Unidad” tildaron a López de indisciplinado, por haber convocado a una protesta, desde su celda en la cárcel de Ramo Verde.

Ahora, la condena que la justicia chavista le acaba de imponer a Leopoldo López, no es más que otra obra inconclusa de Chávez, que Maduro culmina en tiempo récord. Para que nadie más diga que el dictador está destruyendo el “legado”.

Con la inhabilitación del 2008 y ésta condena de trece años de prisión, por un delito sin pruebas, no hay duda que la dictadura chavista, ha sido particularmente cruel con Leopoldo ‪López.

Fuente: Runnes

Agregar comentario