PrensaToday

Macri quiere cambiar por ley el nombre a los edificios públicos dedicados a Kirchner

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, lleva 10 meses tratando de borrar cualquier rescoldo de kirchnerismo, el movimiento que dominó el país durante casi 13 años.

El presidente ya ha cambiado por completo la Casa Rosada, ha bajado los cuadros del Che Guevara, Perón, Allende y del propio Kirchner que presidían los patios del lugar donde trabaja. También ha remodelado la Quinta De Olivos, su residencia oficial, ha dado un giro radical a la política exterior, ha abierto los brazos a EEUU y el Fondo Monetario Internacional ha vuelto a Argentina después de 10 años de ruptura. Pero el epicentro de esa apertura al mundo y de la ruptura con la línea kirchnerista, es el Centro Cultural Kirchner, donde el macrismo organiza todos sus actos clave.

Por eso ahora Macri quiere cambiarle el nombre y tiene que hacerlo a través de una ley promovida por Hernán Lombardi, su ministro de Medios Públicos, que tiene sus oficinas precisamente en el Centro Kirchner.

Lombardi quiere además aprovechar para que la ley prohíba que cualquier edificio público o calle se dedique a un presidente hasta que hayan pasado 20 años de su muerte.  La norma tendría efecto retroactivo y forzaría a cambiar el Centro Kirchner por Centro Cultural del Bicentenario, que era la idea inicial antes de que Cristina Fernández de Kirchner decidiera dedicar este edificio a su marido.

Lombardi argumenta para su proyecto que lo que se pretende es “unir a los argentinos” eliminando la división que genera dedicar obras públicas o calles al líder de un sector. Con esta ley también quedaría prohibido dedicar a Macri ningún hito de su mandato hasta el 2030, 20 años después de su muerte.

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario