PrensaToday

México ignoró un plan del Mono Muñoz para asesinar a una fiscal en Coahuila

España alertó el pasado marzo a las autoridades mexicanas de la orden dada en Madrid por Juan Manuel Muñoz, alias Mono Muñoz, el presunto enlace de Los Zetas en Europa, de asesinar a una funcionaria del Ministerio Público del Estado de Coahuila, pero la respuesta ha sido el silencio, según fuentes de la Fiscalía Anticorrupción que destapó el complot.

México no ha requerido a los fiscales españoles ninguna información adicional, ni enviado una comisión rogatoria de auxilio judicial para investigar esta amenaza. Una circunstancia que ha provocado el estupor y la sorpresa de las autoridades españolas por la gravedad del caso. Para España, el caso fue tan relevante, que la Policía levantó el secreto de las diligencias judiciales sobre Juan Manuel Muñoz para intentar salvar la vida de la funcionaria. Los fiscales españoles ignoran cuál fue la suerte de esta mujer.

El comisario jefe de la Brigada de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la UDEF  envió un escrito el pasado 17 de marzo a la División de Cooperación Internacional en el que relataba los hechos. El documento informó de que, en el marco de las diligencias secretas que instruía la Audiencia Nacional sobre Muñoz, “se ha tenido conocimiento de unos hechos consistentes en la comisión de una conspiración para el homicidio cuya víctima sería una funcionaria del Ministerio Público de México”.

“Los hechos que motivarían la orden de acabar con su vida están vinculados a que es conocedora de una orden de detención / presentación contra el identificado como Salomón Ayup Muñoz, alias Monchi, la cual traería causa de la identificación, por varios testigos, de este último como autor de un secuestro / desaparición de un miembro de la familia Burciaga acaecido en el Estado Cohauila. Según se ha tenido conocimiento, esta funcionaria debería haber comunicado a Salomón Ayup Muñoz la existencia de dicha orden contra su persona, y en represalia a dicha incomunicación es por lo que desde la organización a la que pertenece Salomón se ordena acabar con su vida”, indica el documento.

El jefe policial español asegura en su escrito que se desconoce la identidad de la posible víctima, pero para lograr su identificación y localización informa de que la persona que pone en conocimiento de la organización criminal de Muñoz la existencia de la orden de detención “es un tal Erik de la Rosa, que podría tratarse de un funcionario que desarrolla su trabajo en el Departamento de Desaparecidos”.

El oficio policial de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal destaca que es “por la gravedad de los hechos de los que se tienen conocimiento y que el bien jurídico que se trata de proteger es de mayor relevancia que el propio secreto de la investigación” por lo que se informa y levanta el velo de las diligencias secretas.

La conversación en la que Juan Manuel Muñoz ordenó asesinar a la funcionaria se produjo el 4 de marzo de este año y fue grabada por la policía pese a que el Mono y sus principales hombres en Madrid tenían un sistema de encriptación para proteger sus comunicaciones.

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario