PrensaToday

Presidente de Egipto decreta el estado de emergencia en todo el país

“Tengo gran confianza en que el presidente Al Sisi se hará cargo de la situación apropiadamente”, declaró el domingo por la tarde el presidente estadounidense Donald Trump a través de Twitter, horas después de conocerse el doble atentado contra dos iglesias en Egipto, que se cobraron las vidas de al menos 45 personas. Se trata del peor atentado contra la minoría cristiana en Egipto y el presidente Abdelfatah Al Sisi ha respondido decretando el estado de emergencia en todo el país y desplegando el Ejército en instalaciones vitales.

En un discurso televisado a última hora del domingo, Al Sisi ordenó la instauración del estado de excepción en todo el país durante tres meses para “proteger nuestro país y prevenir nuevos ataques”. Una vez aprobado por el Consejo de Ministros y sin pasar por el Parlamento, el estado de emergencia ha entrado en vigor.

La agencia oficial de noticias MENA ha detallado que “las Fuerzas Armadas y la Policía tomarán las medidas necesarias para hacer frente a los peligros del terrorismo y su financiación, así como para mantener la seguridad en todo el país, proteger las propiedades públicas y privadas y las vidas de los ciudadanos”. La instauración del estado de emergencia, que podrá ser renovado, dará poderes más ejecutivos al gobierno de Al Sisi, como el de juzgar civiles en cortes militares de emergencia.

Los atentados fueron reivindicados por Daesh, grupo terrorista que cuenta con una filial egipcia en la península del Sinaí. Estos atentados de Daesh se habrían producido como respuesta al “éxito” del Ejército egipcio en la península.

Activistas sospechan que la imposición del estado de emergencia en todo el país puede ofrecer a Al Sisi y las Fuerzas de Seguridad un marco legal para apretar un poco más a la ahogada sociedad civil, que ya ha sido víctima en los últimos tres años.

Fuerzas policiales se desplegaron ayer también en las calles adyacentes a iglesias de zonas en el interior del país, en la provincia de Minya, con la intención de atajar la creciente tensión sectaria en una zona en la que se han registrado numerosos enfrentamientos entre cristianos y musulmanes en los últimos años.

Fuente: ABC

Agregar comentario

Deja un comentario