PrensaToday

Rusia anunció el cese de los ataques del Ejército sirio en el este de Alepo

El ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov, anunció este jueves el cese de los ataques del Ejército sirio en el este de Alepo, bajo el control de los rebeldes que luchan contra el Gobierno de El Asad. Estados Unidos reaccionó con cautela al anuncio, ya que aseguró en un comunicado que «esperará y verá» lo que ocurre con el cese de las operaciones militares antes de emitir una opinión rotunda.

Lavrov hizo este anuncio tras informar de que se reunirá el sábado con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y asesores militares de ambos países para negociar la salida de los combatientes rebeldes, que en las dos últimas semanas han perdido terreno en la ciudad.

Los vaivenes diplomáticos para obtener una tregua en Alepo se multiplicaron desde la mañana en la que Kerry se reunió a puerta cerrada con Sergei Lavrov en Hamburgo, aprovechando su cita con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

“La recuperación de Alepo implica una transformación total del curso de la guerra en Siria”, declaró este jueves el presidente sirio Bachar el Asad en una entrevista concedida al rotativo estatal Al Watan. «Para ser realistas, no significa el fin de la guerra en Siria, sino un paso importante hacia el final», matizó asegurando que no quedará ninguna región del país sin liberar.

“Idlib será la siguiente una vez terminemos con los terroristas en Alepo”, aseguró en una conversación telefónica y desde el anonimato un oficial del Ejército sirio.

En la tarde del miércoles, seis potencias occidentales llamaron a una tregua inmediata que permita la evacuación de los civiles y la entrada de la ayuda humanitaria. “Insisten en una tregua, sobre todo los norteamericanos, porque sus proxíes, los terroristas, están en una posición difícil”, dio por respuesta el Asad sin por ello descartar la opción de un alto el fuego.

Mientras que 80.000 civiles atrapados entre los frentes han huido a zonas bajo control del Gobierno, el remanente, que se estima entre 20.000 y 170.000 personas, según las fuentes, aguardan encerrados en sus casas a que se abran corredores humanitarios.

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario