PrensaToday

Senado confirma a Neil Gorsuch como juez del Tribunal Supremo

El Senado ha confirmado este viernes al nominado de Donald Trump, el juez federal Neil Gorsuch, para ocupar un cargo vitalicio en la corte superior del país.

Gorsuch ha recibido el apoyo de los 54 senadores republicanos y de otros dos demócratas. El resto de la oposición, 45 demócratas, votó en contra. Desde el Supremo, el juez puede resultar clave en los próximos meses, cuando se espera que el Tribunal Supremo estudie la legalidad del veto migratorio del presidente Trump, regulaciones sobre la posesión de armas o la separación entre Iglesia y Estado en las escuelas americanas.

Trump celebró este viernes la confirmación del juez, al que atribuye “un intelecto excepcional, una integridad inigualable y un historial de independencia que le convierte en el candidato perfecto”.

El presidente republicano prometió en la campaña electoral que nombraría a un juez digno de heredar el puesto de Antonin Scalia, el magistrado fallecido en 2016 y que defendió algunas de las posturas más conservadoras gracias a su estricta interpretación de la Constitución.

Los principales argumentos contra el nuevo magistrado del Supremo empiezan por el presidente que le avala, Trump, y el hecho de que esté siendo investigado por el Congreso y el FBI por su posible colaboración con Rusia durante las elecciones. Pero el rechazo creció aún más cuando Gorsuch se negó a responder a las preguntas de los senadores demócratas acerca de si garantizaría derechos sociales como el aborto, adquiridos desde hace décadas por los estadounidenses.

Los tres días de audiencias en el Senado sirvieron para escenificar las distintas opiniones de Gorsuch según el partido político. Mientras los republicanos elogiaban sus talentos y aludían a elementos triviales de su carrera judicial, los demócratas rescataban escritos de cuando asesoró al Departamento de Justicia de George W. Bush en el uso de torturas en los interrogatorios a sospechosos de terrorismo.

La pelea para confirmar a este juez de Colorado se recrudeció aún más esta semana, cuando los demócratas anunciaron que tenían suficientes votos para impedir su ratificación. Las reglas del Senado establecían hasta este jueves que cualquier nominado necesitaba recibir al menos 60 apoyos. Los republicanos, con 52 senadores, dependían del voto de ocho demócratas para impedir que Trump se viera obligado a cambiar de candidato.

Pero todo cambió cuando el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, cambió las reglas para que en vez de 60 votos, Gorsuch pudiera ser confirmado por mayoría simple, 51. La decisión afecta a los próximos nombramientos de jueces al Supremo y marcará un antes y un después tanto en la corte como en el funcionamiento del Senado.

Fuente: El País

Agregar comentario

Deja un comentario