PrensaToday

Un venezolano que devengue salario mínimo está cada vez más lejos de adquirir lo último en tecnología

La situación económica que está atravesando actualmente Venezuela es cada vez más difícil, aún cuando los verdaderos índices del nivel inflacionario no han sido publicados, salir a la calle a pasear junto a la familia es un lujo para un venezolano que devengue salario mínimo. Adquirir lo último en tecnología es un sueño por sus elevados costos.

Un teléfono celular sencillo, con posibilidad de recibir, enviar mensajes de texto y realizar llamadas, tiene un valor de Bs 9.075, es decir más del actual salario mínimo.

El costo de un Samsung Galaxy S3 es de 109,980 bolívares mientras que en octubre del pasado año 2014 costaba 16 mil bolívares, lo que quiere decir que el valor monetario de los equipos a nivel nacional a aumentado un 600%.

Siguiendo en el tema de los teléfonos, un móvil de ultima generación como lo es el iPhone 6s es valorado en 673,341 bolívares.

Esto quiere decir que un venezolano que devengue 7,421.67 bolívares mensuales, el actual salario mínimo, tendría que ahorrar alrededor de siete años con seis meses sin tocar un céntimo, para poder adquirir este dispositivo.

Por otra parte, una impresora tiene un costo de 20.000 hasta 200.000 mil bolívares, y los cartuchos están alrededor de 5.000 y 15.000 mil bolívares.

Las computadoras también ha aumentado de tal manera, que hoy en día es imposible comprarlas ya que la más económica del mercado está en 160.000 bolívares, sin incluir monitor ni los accesorios necesarios para su funcionamiento, traducido al salario mínimo de Venezuela quiere decir que serían un año y nueves meses ahorrando sin gastar medio céntimo.

El precio de un televisor esta alrededor de 199.998 hasta 850.000 bolívares.

En otros lugares del mundo la compra de estos aparatos tecnológicos son comunes, mientras que en Venezuela no solo se han convertido en un verdadero lujo sino también en una posibilidad muy remota y muy poco probable.

No cabe duda que el modelo económico implementado por el Ejecutivo no está dando ningún resultado favorable en el país, con un dolar paralelo en 800 bolívares, poca oferta en Sicad que se encuentra cotizando 13,50 bolívares, una alta devaluación del Bolívar y una inflación que se ha calculado en más del 100%, es poco el poder adquisitivo que tenemos hoy en día todos los venezolanos.

Fuente: El Nacional

Agregar comentario

Deja un comentario